side-area-logo

ACTITUDES NECESARIAS PARA DESARROLLAR VALORES

En Cuidix, nos parece fundamental fomentar la educación para que aprendan los más pequeños a darle importancia a algunas conductas y comportamientos, porque esto les ayudará a convivir de mejor manera y a sentirse bien en el ambiente en que se encuentren.

Los valores son las reglas de conducta y actitudes según las cuales nos comportarnos y que están de acuerdo con aquello que consideramos correcto. Los niños con habilidades sociales positivas tienen una mayor probabilidad de salir adelante en el colegio y también en la vida. Durante sucesivas entradas queremos compartir con vosotros los valores que Los Cuidix enseñan a los niños y que refuerzan el trabajo en casa

Antes de hablar de valores, en esta entrada, os ofrecemos una lista de actitudes previas con las que la educación en valores se puede llevar a cabo de una mejor manera:

Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo (Benjamin Franklin).

  1. Debemos de saber que los niños aprenden con el ejemplo de los padres. Antes de empezar a inculcar cualquier valor a nuestros hijos, preguntémonos si nosotros nos esforzamos en mejorar.
  2. Los valores los debemos trabajar por los beneficios personales y no porque los demás nos vean o para evitar sanciones (el uso del cinturón de seguridad es por nuestro bien y no para evitar la multa).
  3. Comprensión: Cada persona es diferente, saber adecuar el valor y la manera de explicarlo, cuidando el grado de exigencia y el lenguaje para que sea comprendido por el niño al que va dirigido.
  4. Empatía: La empatía se educa, y un ejemplo claro de ello se da cuando un niño hace algo malo o causa daño a alguien; en ese momento los padres pueden hacerle tres preguntas, evitando así dejar pasar el problema:
    1. ¿Cómo crees que se ha sentido el amigo al que has perjudicado?
    2. ¿Cómo te sentirías tú si te lo hubiera hecho él?
    3. ¿Qué puedes hacer para solucionarlo?
  5. Operativización: Cuando queramos transmitir un valor, hacerlo desde ejemplos concretos, para un niño es mucho más fácil entender que tiene que tirar la ropa sucia al cesto, que recoger la ropa.
  6. Paciencia: Aunque es un valor en sí mismo, la podemos desarrollar como actitud para poder transmitir, de manera más serena y tranquila, las enseñanzas de cada uno de los valores, tantas veces como sea necesario para que nuestros hijos, antes o después, vayan interiorizando los beneficios y ventajas de desarrollar su mundo de valores.

Atendiendo a estos 6 puntos, ya podemos embarcarnos en la enseñanza de valores como tal, y que en sucesivas entradas del blog, os iremos compartiendo.

Recommend
  • Facebook
  • Twitter
  • Google +
  • LinkedIN
Share
Tagged in
Leave a reply

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Más sobre nuestros cookies